Carta del vicepresidente

Ochenta años es una cantidad redonda; nos parece una eternidad. Hoy ya muchas personas están rebasando esta edad, la esperanza de vida se va alargando, una gran parte de nuestra sociedad va ganando en calidad de vida y tenemos la creencia de que esto va a continuar. 

Pero para una empresa son muchos años. Y SM acaba de cumplir esa edad en el mundo educativo. A principios del siglo pasado, un grupo de profesores de los colegios marianistas, viendo que la manera como explicaban sus asignaturas facilitaba el aprendizaje de los estudiantes, decidieron, tímidamente, poner en negro sobre blanco sus apuntes. En verano escribían lo que explicaban durante el año, lo imprimían y en el curso siguiente lo utilizaban con sus alumnos. Resultaba eficaz. Resultaba bien y los estudiantes aprendían mejor. Poco a poco, este proceso se fue incrementando hasta llegar a 1937, año en el que pensaron que había que oficializar la situación. 

Es el momento clave. En Vitoria, ciudad al norte de España, se registran por primera vez los productos de los profesores con el nombre de “Librería Imprenta SM”. Acaba de nacer SM. A partir de este momento, los libros se van multiplicando, los colegios marianistas se alimentan de estos textos y por transmisión “boca a boca” se van conociendo en otros ambientes ajenos a los colegios de la Congregación. 

Durante estos 80 años hay muchos acontecimientos que podemos considerar estratégicos para el desarrollo de SM, a los cuales no nos vamos a referir pues se encuentran perfectamente desarrollados en el libro que se editó con el motivo del aniversario:  La meta en la memoria. SM: 80 años de educación y cultura. Pero hay algunos que no podemos dejar de recordar: la oportunidad de desarrollo editorial con motivo de las reformas educativas, la creación de la serie de literatura infantil y juvenil El Barco de Vapor, la aparición de la cuatricromía, la decisión de convertirnos en Fundación SM, la expansión en los países iberoamericanos, la digitalización, los planes estratégicos… 

Llegado el momento de ponernos delante de estos 80 años, creemos que tenemos que celebrarlos y ponerlos en valor. Somos muy pocas las empresas de servicios educativos que pueden incorporar esta antigüedad a su currículo. Por eso, cuando comenzamos a gestar el proyecto de conmemoración del aniversario, vimos necesario hacer algo. Hacer algo al estilo de SM, con calidad, con diseño exquisito, sin grandes eventos, porque somos educación y esta es una labor callada y constante. Y con estas premisas como punto de partida, decidimos apostar por una comunicación que alcanzase a un gran sector de nuestra sociedad. Sociedad que ha estudiado, en una gran mayoría, con nuestros materiales.  

El trabajo de una organización educativa como la nuestra es pensar de qué manera se pueden expresar contenidos que deben ser adquiridos por otras personas. De este pensamiento surgió una idea capaz de comunicar nuestra esencia y de mover a las personas con nuestra misma inquietud: “La educación nos mueve”. Incorporamos un logo “80 años” con el diseño clásico del buen hacer de SM y con un profundo significado: pasado, presente y futuro siempre en continuo movimiento (representado por el 8) y sin perder de vista nuestro objetivo (un cero a modo de diana). Ya teníamos el esqueleto de la acción de comunicación participativa, solo hacía falta lanzarla a los cuatro vientos e involucrar a todos los que formamos parte de SM, y a la sociedad en general para su difusión y participación. Y para esto no hay mejor manera que hacerlo desde las redes sociales. ¡Adelante! 

“La educación nos mueve” se lanza a las redes sociales mediante una estructura de 8. Se plantea que puede durar 8 meses, con 8 motivaciones diferentes que representan el espíritu de SM desde sus inicios (equidad, literatura, diversidad e interculturalidad, infancia, juventud, innovación, un futuro mejor y la labor de los profesores), con el objetivo de alcanzar las 8000 menciones con el hashtag #laeducaciónnosmueve, y lograr así la aportación de 8000 euros por parte de la Fundación SM para el proyecto educativo para la infancia y la juventud en situación de exclusión “EreSMotor”. Una acción de comunicación digital que llega a todo el mundo a través de las redes sociales más implantadas, que es homogénea y que se hace viral inmediatamente.  

Esa actividad, apoyada en la página web www.laeducacionosmueve.com, donde aparecen imágenes cedidas por ilustradores reconocidos y colaboradores de la casa, textos de nuestros autores que se unen generosamente a la campaña, informaciones de los programas educativos de la Fundación SM y la explicación de cómo vivimos en SM esas 8 motivaciones hacen que nuestro aniversario se convierta en un acontecimiento educativo global reconocido.  

Al término de los 8 meses, pudimos observar con satisfacción cómo la implicación de tantas personas ha hecho posible la culminación de la campaña, donde se recogieron más de 9000 publicaciones, que se han traducido en más de 9000 euros para el proyecto “EreSMotor”, un programa transversal e iberoamericano de la Fundación SM, que responde a las 8 motivaciones trabajadas durante la campaña y que aterriza en proyectos concretos en los países en los que SM está presente. 

En definitiva, hemos sabido convertir la celebración en educación, movilizando a todas aquellas personas comprometidas con ella, a aquellas a quienes la educación les mueve como a nosotros y que creen en su poder como motor indispensable para transformar y mejorar el mundo
que nos rodea.

José María Felices
Vicepresidente de SM