Portada Carta del presidente

Carta del presidente

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Kavafis, Ítaca

 

Oh quanto è corto il dire, exclama Dante en el canto XXXIII del Paraíso. “¡Oh! ¡Cuán poco es el decir y cuán flaco mi concepto! y esto, y lo que vi, es tanto, que no basta con decir ‛poco’”.

 

A la hora de introducir esta Memoria de 2017, año en el que hemos celebrado el 80 aniversario de SM y el 40 de la Fundación SM, reconocemos que todo escribir queda escaso. Flaco el concepto. Son muchos proyectos hechos realidad, muchos desarrollos digitales, muchos encuentros y conversaciones y muchos retos respondidos y realizados a lo largo de un año, con atención y cuidado, con esmero. Por eso unas páginas no bastan para describir la riqueza de tantas actuaciones de calidad a favor de la educación, de tantas personas comprometidas con un proyecto que abarca muchas culturas y sociedades, que potencia diversidades, que es global y local, que acumula una historia rica, reconocida y valorada, que se abre al futuro.

 

Este año, en esta Memoria, vas a encontrar mucho de lo que hemos celebrado, de lo especial, pero sobre todo las actuaciones que hacen que SM sea un proyecto educativo y cultural al servicio de la comunidad escolar y de la sociedad.

 

Todo lo experimentado durante estos meses sigue en la línea del tiempo a tantas historias vividas, planificadas y desarrolladas desde los inicios de SM. En 1914 se editaron los primeros manuales para la enseñanza del comercio, en el colegio de San Sebastián. Después de más de dos décadas editando libros de texto para la educación Primaria y Secundaria, en 1937 se inscribe oficialmente la Librería/Editorial SM, en el Registro de Vitoria.

 

Muchos hitos históricos, muchas transformaciones, muchos éxitos, y las principales claves hermenéuticas para comprender SM se recogen en el libro La meta en la memoria, SM: 80 años de educación y cultura. La publicación de este libro ha sido, en este año conmemorativo, una ocasión para reforzar nuestra identidad y, conociéndola con mayor profundidad y rigor histórico, adaptarnos a los signos de los tiempos, que en educación siempre nos invitan a la innovación con sentido y a la transformación de nuestras propuestas y de las personas que trabajan en ellas.

 

La meta en la memoria es un título que nos une con la raíz de nuestra cultura occidental, con la aventura de Ulises en su viaje hacia Ítaca, con la narración de nuestras claves, con los arquetipos de nuestro ser en el tiempo. Ítaca es el paraíso original de donde procedemos y al que aspiramos. Kavafis, en su poema, nos recomienda tener la meta en la memoria, oxímoron maravilloso. La meta de SM, nuestro recuerdo, nuestro ser, nuestro futuro, nuestra esencia, es la educación. Educación que posibilitamos desde la generosidad que busca compartir; educación que no quiere solo ganar por ganar sino ganar para que todos ganemos, con equidad y simetría, sin exclusiones, y así transformar el modelo económico, con un nuevo paradigma empresarial.

 

Desde su inicio, SM es un increíble proyecto educativo y cultural, presente hoy en 10 países iberoamericanos. Es increíble su modelo empresarial, una empresa que tiene como finalidad ser socialmente responsable, contribuir al bien común. En SM lo conseguimos por estar en el sector educativo, y por compartir nuestros beneficios con la sociedad, con una clara preferencia por los excluidos del sistema. Ambas claves, educación y bien común, son la savia que desde las raíces de nuestra historia, pasando por el tronco, las ramas y las hojas permite la frondosidad de nuestras vidas y los frutos que hemos dado este año.

 

Tienes en tus manos, en papel, ante tus ojos, en digital, la Memoria del año 2017. Llegar a este aniversario es fruto de mucho trabajo y mucha dedicación, desde los albores del siglo XX. Son muchas las personas que han dado lo mejor de su vida, de su inteligencia, de su compromiso profesional, de su visión y entusiasmo, para hacer de SM lo que hoy es, y para permitir que se encamine a lo que será. A todos ellos, religiosos marianistas que la iniciaron, a los que la hicieron crecer, la consolidaron, la expandieron y la mantienen con vida, nuestro reconocimiento y gratitud. Sin ellos, sin todos los que a lo largo de la historia y en la actualidad han trabajado y trabajan en SM, en los 10 países donde nos hallamos presentes, sin su ser en SM, SM no hubiera sido posible. La mayoría de sus nombres no aparecen escritos en esta Memoria, pero están inscritos en el libro de nuestra vida.

 

SM, una vez más en su dilatada historia, está en proceso de transformación para seguir al servicio de la educación. A lo largo de estas páginas tendrás constancia de ello. Desde nuestros inicios, la educación nos mueve. Y nos ha movido a la hora de presentarte esta Memoria de 2017, que es camino hacia nuestra meta.

Luis Fernando Crespo
Presidente de SM